Mostrando entradas con la etiqueta pedro sanchez. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta pedro sanchez. Mostrar todas las entradas

miércoles, 17 de mayo de 2017

DÍAZ VS. SÁNCHEZ VS. LÓPEZ

   El esperado debate a tres con miras a la elección del próximo secretario general del PSOE me ha parecido más bien patético.  Se comprueba una vez más que en estos tiempos  ningún político osa mostrar todas sus cartas. Lo que se lleva es irse por las ramas, centrarse en algún mantra, en lo personal y poco más. El sujeto se ve atenazado por un miedo paranoico a perder votantes y simultáneamente por el pavor, muy realista, a los verdaderos amos del cotarro.
    Dada la inarticulación de los discursos,  de  los sentimientos de atracción o repulsión personal no hay quien pase. Y esto ocurre cuando el PSOE realmente se juega su futuro, cuando corre el peligro de acabar como el PASOK o como el partido socialista francés, y por el mismo pecado, consistente  haber vendido su alma al diablo, el mismo pecado en el que se han revolcado durante años el Partido Socialista Europeo y la otrora respetable Internacional.
    El momento más esclarecedor del debate lo protagonizó Susana Díaz, cuando acusó a Pedro Sánchez de haber traicionado la confianza de sus mentor, Felipe González. Quiso transmitirnos la impresión de que, en general,  no es un tipo de fiar… pero nos transmitió de paso otras impresiones, retratándose a sí misma para los restos.
     Susana Díaz no ha entendido la gravedad del mal que corroe a su partido; se complace en la nostalgia y se gusta como simple continuadora… Con todo ello hace un guiño de inteligencia a los verdaderos amos del cotarro y a los jefes ocultos del partido a ellos asociados. Es una manera de reconocer que Pedro Sánchez, al que tienen aborrecido, es el único que ha entendido que no se puede seguir por el suicida camino de la acomodación, ya recorrido por el PASOK y por el PSF.  Por desgracia, como el partido parece estar dividido,  en el supuesto de que ganase, cuesta imaginar cómo podría salir airoso con tantos enemigos internos y externos…  

martes, 15 de julio de 2014

LLEGA PEDRO SÁNCHEZ

     Al parecer,  dos elementos de juicio han producido cierta alergia (su pertenencia al aparato del partido socialista y su pasajero acomodo en el escenario de Caja Madrid en tiempos de Blesa); pero ahora lo único importante es qué va a hacer, cómo se las arreglará para dotar de sentido al relevo de Alfredo Pérez Rubalcaba.
     De lo que haga Pedro Sánchez dependen, en buena medida, la suerte PSOE, en un tris de acabar como el PASOK, y el destino de la democracia en que habitamos. Este joven profesor de Economía se ha echado a la espalda una carga pesadísima. Ojalá que salga bien librado, pues de su buen hacer depende la desactivación inteligente de algunos problemas que, largamente incubados, podrían saltarnos a la cara de un momento a otro.
     Por fortuna, en todo caso, es demasiado joven como para endosarle la responsabilidad por los yerros que nos han conducido a este desfiladero. Puede pasar con honra a la historia o salirnos rana y acabar como Venizelos. Los ánimos no están para bromas. No basta una faena de maquillaje para salvar al PSOE, ni tampoco eso de poner una vela a Dios y otra al diablo. Le apetezca o no, tendrá que ser original, pues no puede regirse por el modelo de sus predecesores.  Hollande, el Venizelos francés, nada le puede enseñar. Cualquier salida a lo Blair sería su ruina.
    Como considero que la única manera de hacer frente a la bestia  neoliberal, que ahora se relame a la vista del gran festín por ella preparado con motivo del tratado entre EE UU  y la UE, considero que es un deber de la izquierda sumar fuerzas. Y en esta línea, creo que una de las tareas de Pedro Sánchez es guardarse de alimentar los motivos de discordia y tender puentes donde no los ha podido haber. Así, por ejemplo, creo que haría bien en no caer en una fácil descalificación de Podemos. Bien está que el señor Felipe González se declare miembro de la casta, como el señor Montoro. Pero ojalá que él no haga lo mismo. Y ojalá que tampoco imite a Susana Díaz, que  se declaró de “la casta de los fontaneros”, en relación con el muy respetable oficio de sus familiares. No están los ánimos, insisto, para este tipo de boutades. Aquí se está con el 10% ó con el 90% de los españoles, lo que no tiene ninguna gracia, como soy el primero en admitir.
      Tampoco me parecería feliz que descalifique indirectamente a Podemos por el expediente de arremeter contra el “populismo” (y ya lo ha hecho).  ¿Quién está aquí lo suficientemente libre de populismo como para permitirse esa listeza? Y francamente, en el contexto actual los discursos antipopulistas no presagian nada bueno, ni democrático, pues se apunta a dejar a la gente inerme ante las medidas antipopulares que forman parte del catecismo neoliberal.
      ( Los fanáticos neoliberales se han olvidado de las promesas populistas que les permitieron abrirse camino (capitalismo popular, sociedad de propietarios, etc.), lo que indica la malicia del rollo que ahora nos sueltan con su habitual asertividad, que no le consienten a nadie más.)

     En definitiva, le toca a Pedro Sánchez  establecer de qué lado está el PSOE, para lo cual no le queda más remedio que acordarse de Pablo Iglesias, el mayor, y dar por concluida la era del socialismo acomodaticio y servil.