viernes, 6 de mayo de 2011

ESPAÑA: DOS PRIVATIZACIONES EN CIERNES


     He tenido ocasión de asistir a un interesante intercambio de opiniones sobre las dos privatizaciones que se preparan, la de AENA y la del Canal Isabel II, organizado por el Club de los Debates Urbanos en el Círculo de Bellas Artes.  Como es sabido, iniciada la jugada en tiempos de Felipe González, es poco lo que queda por privatizar.  La mayor parte de las joyas de la abuela ya ha sido vendida al mejor postor, a  mayor gloria del capitalismo salvaje y de los ingresos rápidos. 
    Ahora les toca el turno a los aeropuertos y al agua, hasta hoy en manos del Estado, que, según se dijo, no lo ha hecho nada mal.  Nuestros aeropuertos figuran entre los mejores del mundo y destacan por los bajos precios ; el agua del Canal Isabel II se considera de primerísima calidad y, además, es barata.  ¿Qué ventajas ofrece la privatización? ¡Ninguna! Ni el director de AENA, en un tono tecnocrático, ni el consejero del Canal, en un tono simpaticón lindante con la grosería, partidarios ambos del nuevo modelo, fueron capaces de decir nada serio en defensa de sus tesis. La razón quedó, claramente, del lado de  quienes se oponen al  gentil traspaso de bienes públicos a los tiburones de las finanzas.
    Los partidarios de privatizar tienen ahora la desventaja de que el buen público ya sabe en qué terminan las promesas neoliberales; sin embargo, y me llamó mucho la atención, siguen apelando a la fe. Están seguros de que se saldrán con la suya y se les nota. El problema es que los platos rotos los pagaremos nosotros. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada