lunes, 29 de noviembre de 2010

“TRANSFORMA ESPAÑA”, UNA PROPUESTA ELITISTA

La Fundación Everis,  presidida por el exministro Eduardo Serra, acaba de entregar en mano al rey don Juan Carlos un documento de extremoso título: “Transforma España”... www.diariocritico.com/imagenesPieza/Propuesta%20TransformaEspana(1).pdf
   El documento  cuenta con el respaldo de la plana mayor  de la élite empresarial y bancaria. Se nos hace saber que en su elaboración han intervenido cien personalidades de máximo nivel, con lo que queda firmemente establecido que más serio y riguroso no puede ser.
    Lo he leído y voy a ser sincero. Me parece el trabajo de un alumno de primer curso de empresariales, hecho por el sistema de cortar y pegar, con el abecé del neoliberalismo por todo contenido. Está mal escrito, en una extraña jerigonza, en la que se advierte la influencia estilística del power point y de los apuntes tomados al vuelo.
    No es posible resumir la pieza, demasiado confusa. Sin embargo, queda clara, por repetición, la idea de que es necesario transformar España. 
    Se nos hace saber que, venidos del mundo del “debo”  pasamos al mundo del “me apetece”, con consecuencias desastrosas.
     Los cien sabios nos informan: “Competimos en un mercado en el que hay que ganarse el derecho a ser consumido”. El mercado mismo es el sapientísimo encargado de la planificación a largo plazo. Volvemos, pues, con aires de novedad, a la Mano Misteriosa de Adam Smith, al viejo darwinismo social puro y duro.
     ¿Por qué nos vemos en tan crítica situación económica?  Porque hemos hecho el vago… O  los cien sabios han perdido por completo el sentido de la realidad o disfrutan de una desfachatez a toda prueba. ¡Echar  la culpa de la crisis a las buenas gentes, a quienes se han deslomado trabajando! Me parece a la vez feo y sintomático que las altas personalidades de la élite bancaria y empresarial  eludan toda autocrítica y cualquier crítica por el procedimiento de ver vagos por todas partes.  Pero la necesidad de encontrar un cabeza de turco es fuerte, y los cien sabios ya lo han encontrado, sin esfuerzo, siguiendo la línea de ciertos think tanks norteamericanos. Que el problema son los vagos es algo que nos viene siendo repetido desde hace treinta años, en un intento de devolvernos a las coordenadas ricardianas y malthusianas, y esta gente no da más de si.
    Se  nos informa, en plan proverbio chino, de que la crisis económica ofrece una "oportunidad" para “transformar España” (nada menos...) Para ello hace falta una transformación del ciudadano (¡cielo santo!), que debe llegar a ser “integral”, es decir, un sujeto bien troquelado en cinco “facetas fundamentales”:  “El ciudadano como depositario responsable de los valores de un país” (esto procede de la cantera de la filosofía comunitarista), “el ciudadano elector” (no hace falta más, por lo visto), “el ciudadano consumidor”, “el ciudadano financiador” (esto no queda claro) y “el ciudadano productor de valor socioeconómico”… No se ría el lector ante semejante reducción del ciudadano y tampoco ante la implícita  puesta en tela de juicio de la ciudadanía de quien no esté a la altura del modelo, porque esto  ha salido de la sustancia gris de  cien sabios. 
    El documento alcanza  clímax en una frase descompuesta, en la que se expresa el loco sueño de que se produzca “la evolución de una sociedad de personas hacia una sociedad de talentos” [sic!].
   Una de dos: o los empresarios y banqueros que suscriben este documento ni siquiera lo han leído, o se lo toman en serio. Yo espero de todo corazón lo primero, porque en el segundo caso me vería obligado, muy a mi pesar, a admitir que decisivos resortes de poder están en manos de personas que, en cuanto dan un pasito fuera de su campo de actividad,  pierden de súbito el sentido común, sin la menor posibilidad de tener eso que antes se llamaba sentido del Estado. Y esto sí que resultaría fatal para los destinos del país. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada