jueves, 4 de febrero de 2010

CHANTAJISTAS DE GUANTE BLANCO

   Desde los altos organismos que rigen la economía mundial y la europea recibimos interesantes “consejos” un día tras otro. El Estado español  “debería” recortar sus gastos, “debería” acometer importantes reformas estructurales y someterse a un plan de ajuste, etcétera. Los españoles de a pie “deberíamos” estar dispuestos a apretarnos el cinturón y consentir un recorte de nuestros derechos, pues, para empezar, deberíamos trabajar más por menos. Nada nuevo bajo el sol.
    Los  habitantes de otros países han recibido los mismos consejos de manera más o menos insidiosa antes de que el poder propiamente dicho, con modales de chantajista, tomase cartas en el asunto, sumiéndolos en la desesperación. Aquí la única novedad es  que los “aconsejados” seamos nosotros, unos europeos. Si nos creíamos a salvo de semejante humillación por “estar en Europa”, estábamos equivocados. La Europa de los mercaderes tiene sus limitaciones. 
  Si creíamos que, dada la poquedad de nuestro Estado de Bienestar, podríamos conservarlo, también nos equivocábamos. Si creíamos que ya nos habíamos liberalizado lo suficiente, igual… Pero hay algo claro: lo que corre peligro, aquí como en todas partes, es la cohesión social, como corre también un serio peligro la legitimidad del sistema político en que hemos depositado nuestra confianza. Ya sé que no son temas que importen en absoluto a los primates de la “revolución de los muy ricos”, como la llamó Galbraith, pero, al menos, que quede constancia de que a mí me importan. Si queremos averiguar hasta qué extremos se puede llegar, lo mejor será releer ahora  La doctrina shock. El auge del capitalismo del desastre, de Naomi Klein.    [véase http://www.naomiklein.org/shock-doctrine/materiales-espanol]

No hay comentarios:

Publicar un comentario